5 de noviembre de 2012

Solid@ridad 463: ÉTICA, POBREZA Y JUSTICIA



“Todo parece indicar que la economía política de la incertidumbre que guía los hilos de la globalización agregase novedades al discurso y trato con la realidad de la pobreza y los pobres. Si por una parte, cada vez más se extiende una conciencia de que no habrá republica de ciudadanos con un ejército de pobreza creciente, por la otra, su notoria publicidad en discursos e imágenes (antes se tendía a ocultarla de la faz pública), tiende a reforzar la incertidumbre e inmovilismo de los que aún no han caído en esa categoría. La imagen de los pobres y excluidos actuales –aquí y en todo el mundo-, tiende a mantener a raya a los no pobres: les dibuja el destino que cualquier día podrían ellos mismos tener. Por eso la incertidumbre – respecto al mañana, al trabajo, al empleo, a la eventual prosperidad del hoy-, inmoviliza las posibilidades de pensar e imaginar situaciones alternativas a las existentes. Mientras ello sea percibido de esta manera, las mismas posibilidades de construir una democracia de ciudadanos estará en sala de espera por largo tiempo”.
Pablo Salvat B.