6 de enero de 2012

Solid@ridad 347: DIOS ESTÁ EN EL FONDO


Con todos los rasgos infantiles de ilusión con que hemos adornado esta fiesta de hoy, late, en el fondo, una inquietud profunda y muy cercana a la preocupación de los adultos. La cultura de todos los tiempos está impregnada de una sensibilidad de búsqueda con la que responder a algo tan necesario como los interrogantes de sentido y esperanza que brotan en lo más profundo de nosotros y en la contemplación admirada y embelesada del universo en sus distintas escalas.
(…)

Los humanos somos buscadores empedernidos e incansables de lo que nuestra propia realidad de personas nos reclama y lo que el fondo de la realidad provoca. La clave del sentido y la esperanza en el continuo ajetreo de todo esto que llamamos vida e historia y existencia.
¿Dónde encontrarla? Si a unos se les mostró en la sencillez del encuentro inesperado en medio de la noche y la oscuridad, como a los pastores, a otros se les muestra como resultado de un largo proceso de buscar y buscar, como a estos magos.
A nadie se le muestra en la actitud pasiva del instalado en la poltrona de lo ya adquirido, como a los escribas. Ni en la poltrona del poder que ve todo lo nuevo como una sacudida peligrosa para su comodidad.
Dios está en el fondo de nuestras noches y oscuridades vitales esperando que demos la llave que hará posible la luz. Dios está al fondo de nuestras búsquedas y cualquier día nos señala con su estrella cómo encontrarlo. Pero ¿dónde está su estrella?
“La noche está siendo muy larga, aunque las luces la llenen de reflejos y ritmos parpadeantes. En medio de tanto parpadeo resulta más difícil sentir la oscuridad profunda en que vivimos. Pero Dios insiste y nos insiste. Hay que mirar arriba y conseguir vislumbrar la luz de la estrella que puede darnos la dirección y el ánimo”.